Armonía en Palestina


PODER VS. ARTE
8 abril 2009, 01:18
Filed under: educación, israel, música, palestina, personal

Recuerdo al ya fallecido padre de un buen amigo mío explicándome cómo escondió los libros de Vicente Blasco Ibáñez durante todo el franquismo bajo una falsa baldosa de su casa. Con los regimenes dictatoriales y/o autoritarios siempre pasa lo mismo: prohiben la cultura, no vaya a ser que la gente se les rebele.

Enfrentarse a la cultura suele tener buen resultado a corto plazo desde un punto de vista represivo, pero el pueblo sale siempre de la oscuridad, antes o después. De todos modos, en España tenemos la suerte de tener a un montón de pobres a la par que descerebrados nostálgicos franquistas que constantemente se encargan de recordarnos las trágicas consecuencias que una dictadura puede tener para las conexiones neuronales de algunos de los conciudadanos.

En fin, que la cultura suele ser un escollo para aquellos que quieren imponer un modo de vida. Y en Palestina también hay ejemplos de esto. Os voy a contar tres historias de por aquí (hoy va a haber palos para todos).

1. EL INCENDIO

No sé si recordaréis una entrada anterior de este blog en la que os hable de Yenin, donde la escuela de música de Al Kamandjati hacía una buena labor con numerosos niños. Bien, hace unas semanas recibí un mail en el que se me informaba de lo siguiente:

Queridos amigos:

La Asociacion Al Kamandjâti os quiere informar de un desastre: su Centro Musical en Jenin fue ayer incendiado durante la noche.

Aún no sabemos quién lo hizo ni por qué, pero el hecho es que ahora alrededor de ochenta alumnos que estudiaban violín, viola, cello, piano, trompeta, trombón, oud, canto, flauta, guitarra y solfeo han sido privados de su derecho a estudiar música en Jenin.

Estos alumnos venían del campo de refugiados de Jenin, de la ciudad de Jenin, de Zababde, de Toubas, de Barkin, de Jalama, de Aaraba, de Fakouaa…

Este es un crimen contra la humanidad, contra el derecho del derecho de la educación y la cultura de los niños de Palestina. Pero estos actos no impedirán que sigamos con nuestro trabajo, porque la música atañe a almas y espíritus, no a materiales y paredes.

En su día puse fotos de esta escuela en este blog… estas son las fotos de la escuela de música de Jenin tras el desastre:

al-kam-center-jenin1

al-kam-center-jenin-1

al-kam-center-jenin-2

al-kam-center-jenin-3

al-kam-center-jenin-4

En efecto, no se sabe a ciencia cierta los autores de tremenda barbarie, aquí todo es posible. Lo que sí que sé es que por muchas dificultades que nos encontremos, siempre las podemos utilizar como impulso para continuar con más fuerza.

2. LA AUTORIDAD PALESTINA PROTEGE A SU PUEBLO DE LOS VIOLINES

Pero hay otro ejemplo más reciente de lucha contra la música, en este caso directamente de las autoridades palestinas y, curiosamente, sucedido en la misma ciudad, Jenin. Os lo copio directamente del interesante blog Global Voices:

En honor al Día de los Buenos Hechos en Israel, una orquesta juvenil palestina actuó en Holon (Israel) para un grupo de sobrevivientes del Holocausto. Conocida como “Cuerdas de Libertad”, el grupo estaba compuesto de 13 niños, de 11 a 18 años, del campamento de refugiados de Jenin en la Orilla Oeste.

CK de Jewlicious relata

La orquesta de 13 miembros tocó una canción árabe, “Nosotros cantamos por la paz”, seguida de dos piezas musicales con violines y tambores árabes. Dulce, ¿verdad?

Pero no tan rápido. Al enterarse del acontecimiento, los funcionarios de Jenin inmediatamente disolvieron la orquesta, e inhabilitaron a su líder y organizador del evento en la ciudad. Adnan Hindi (alternativamente identificado como Adnan al-Hinda), director del Comité Popular de Servicios en Jenin, llamó a la presentación de la orquesta:

[Un] “asunto peligroso” con “elementos sospechosos… buscando impactar a la cultura nacional de la generación joven y crear dudas sobre el heroísmo y la resistencia de los residentes del campamento durante la invasión israelí en abril del 2002.”

O dicho de otra manera, que la Autoridad Palestina piensa que es peligroso tocar violines para judíos supervivientes del Holocausto (que bastante tuvieron ya), porque va en contra de los intereses de los héroes de Jenin (que también sufrieron lo suyo). Que alguien me lo explique.

3. LOS SUBVERSIVOS COROS DEL AVERNO ÁRABE

Algunos de vosotros ya sabéis que estoy dirigiendo un coro en Ramala, el Jerusalem Choir, llamado así, porque fue fundado en esa ciudad hace más de 50 años, pero tras la guerra del 67 tuvo que emigrar a Ramala.

Lo primero que me pidieron al ponerme a trabajar con ellos fue preparar el himno de Palestina, que es una pseudo-marcha militar de estilo centroeuropeo y tan mal escrita, que puede identificarse con el pueblo palestino tanto como un bolero de Los Panchos.

Este cometido tenía sentido, porque el coro iba a participar el 20 de marzo en un acto de celebración en Jerusalén como capital de la  cultura árabe en 2009. De hecho, los coralistas, en su mayoría palestinos,  tuvieron que pedir permisos especiales para poder entrar en Jerusalén ese día (algunos miembros del coro no lo pudieron conseguir). Además, aparte del himno, tambien montamos una canción árabe.

alquds2009

Pero a Israel tampoco le hace mucha gracia lo de la cultura, y menos si es árabe. Así que se dedicó a boicotear el acto (pese a que el lugar fue secreto hasta el último momento) mandando policías para detener a todo aquel que quisiera cantar una sola nota. A mí por suerte (aunque me da cierta rabia, lo reconozco) esta movida me pilló en España, así que me libré.

Bueno, tres variados ejemplos de la agitada vida cultural en Palestina… ahí queda eso. Cada uno que saque sus conclusiones y haga sus reflexiones. La mía sólo es una: por mucho que se intente, nadie va a ser jamás capaz de detener las manifestaciones culturales de un pueblo, sean las que sean. El arte crece donde menos te lo esperas… así que voy a seguir trabajando.

Por suerte, alguien estará siempre guardando a Blasco Ibáñez bajo una baldosa.

Anuncios


NADER: LA MÚSICA Y EL SÍNDROME DE WILLIAMS
29 marzo 2009, 22:58
Filed under: educación, música, palestina

A veces pienso en la música como un ser vivo. Un ser con todas las reglas del juego evolutivo. La buena música, como las especies, se adapta al entorno para sobrevivir. Y es por eso que seguimos apreciando composiciones de hace cientos de años como si hubieran sido escritas anteayer. Pero lo más espectacular de la música como ser vivo es su capacidad de moverse en entornos adversos. De un modo a veces incluso inquietante, la música surge allá donde más falta hace, bien sea por motivos sociales, económicos, políticos, personales o de cualquier índole.

Este parrafillo pseudometafísico viene a cuento porque hoy ha sido uno de los días más especiales desde que llegué: el día que conocí a Nader.

Nader tiene 15 años. Habla inglés y árabe, goza de una buena salud y tiene una buena familia que le cuida. Nader también padece Síndrome de Williams, lo cual le implica cierto retraso cognitivo que dificulta su aprendizaje en tareas simples como leer o escribir. Ya hace unos cuantos años que sigo de cerca esta rara enfermedad genética y su estrecha relación con la música. Y Nader es otro gran ejemplo de esto. Se sienta frente al piano, sin haber recibido jamás ninguna lección hasta hace muy poco tiempo e improvisa como si la combinación melodía-armonía fuera un discurso similar a la respiración. A veces llego a pensar que la música, como ser vivo, utiliza a algunos humanos especiales como si de un parásito se tratara.

Hoy he estado en casa de Nader, acompañándole al piano, haciendo pequeños juegos musicales y, ante todo, aprendiendo de él. Y ahora que somos amigos, vamos a vernos todas las semanas para que la música juegue con nosotros, saltando de uno a otro, demostrándonos que hay lenguajes que van más allá de la razón. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte de Nader. Su madre es maestra, directora de un importante colegio de Ramala. Y junto al resto de su familia, se ha preocupado por ofrecerle una vida digna y una educación cuidada. Es muy difícil conseguir la diagnosis de Síndrome de Williams, y me imagino que aquí aún será peor.

El Síndrome de Williams es una enfermedad catalogada muy recientemente, en los años sesenta. Su diagnosis sólo es determinada a traves de un análisis genético específico, lo cual hace mucho más difícil la detección temprana. Evidentemente, no soy médico, sino músico. Sin embargo, desde que dirigía la Escuela de Música Municipal de Xirivella, en la cual hay dos alumnos con Síndrome de Williams, he tenido la oportunidad de vivirla desde cerca. Y una de las grandes características del Síndrome Williams (aún por demostrar científicamente, pero muy evidente desde una óptica empírica) es su facilidad para con el lenguaje musical. En algunos casos incluso de un modo mágico.

En Palestina, las personas con necesidades educativas especiales tienen un problema muy importante. Sobretodo en el ámbito rural, las familias siguen escondiendo a estas personas, ya que, por desgracia, al igual que pasaba hasta hace muy poco en España, siguen siendo consideradas un mal augurio divino (malditas religiones).

Os dejo un vídeo reciente de Nader al piano. Disfrutadlo.



EDUCACIÓN Y CREATIVIDAD
13 febrero 2009, 00:58
Filed under: educación, personal

Es difícil explicar por qué estoy aquí. Supongo que de alguna manera intento demostrarme a mí mismo y a los demás lo importante que es para una persona tener una educación musical digna. Y que dicha importancia crece en ámbitos políticos, económicos o sociales desfavorables.

Este momento de autorreflexión viene al caso, porque el otro día, curioseando por la Red, me encontré con el vídeo de una conferencia de Sir Ken Robinson en la que habla sobre creatividad y educación. Son veinte minutos sin desperdicio, y que a mí de alguna manera me sirve para explicaros qué hago aquí, al menos en parte. Encima el tipo es un cachondo, así que se os pasará volando. Está en inglés, pero subtitulado, tranquilos.

Comentadme qué os ha parecido.