Armonía en Palestina


PODER VS. ARTE
8 abril 2009, 01:18
Filed under: educación, israel, música, palestina, personal

Recuerdo al ya fallecido padre de un buen amigo mío explicándome cómo escondió los libros de Vicente Blasco Ibáñez durante todo el franquismo bajo una falsa baldosa de su casa. Con los regimenes dictatoriales y/o autoritarios siempre pasa lo mismo: prohiben la cultura, no vaya a ser que la gente se les rebele.

Enfrentarse a la cultura suele tener buen resultado a corto plazo desde un punto de vista represivo, pero el pueblo sale siempre de la oscuridad, antes o después. De todos modos, en España tenemos la suerte de tener a un montón de pobres a la par que descerebrados nostálgicos franquistas que constantemente se encargan de recordarnos las trágicas consecuencias que una dictadura puede tener para las conexiones neuronales de algunos de los conciudadanos.

En fin, que la cultura suele ser un escollo para aquellos que quieren imponer un modo de vida. Y en Palestina también hay ejemplos de esto. Os voy a contar tres historias de por aquí (hoy va a haber palos para todos).

1. EL INCENDIO

No sé si recordaréis una entrada anterior de este blog en la que os hable de Yenin, donde la escuela de música de Al Kamandjati hacía una buena labor con numerosos niños. Bien, hace unas semanas recibí un mail en el que se me informaba de lo siguiente:

Queridos amigos:

La Asociacion Al Kamandjâti os quiere informar de un desastre: su Centro Musical en Jenin fue ayer incendiado durante la noche.

Aún no sabemos quién lo hizo ni por qué, pero el hecho es que ahora alrededor de ochenta alumnos que estudiaban violín, viola, cello, piano, trompeta, trombón, oud, canto, flauta, guitarra y solfeo han sido privados de su derecho a estudiar música en Jenin.

Estos alumnos venían del campo de refugiados de Jenin, de la ciudad de Jenin, de Zababde, de Toubas, de Barkin, de Jalama, de Aaraba, de Fakouaa…

Este es un crimen contra la humanidad, contra el derecho del derecho de la educación y la cultura de los niños de Palestina. Pero estos actos no impedirán que sigamos con nuestro trabajo, porque la música atañe a almas y espíritus, no a materiales y paredes.

En su día puse fotos de esta escuela en este blog… estas son las fotos de la escuela de música de Jenin tras el desastre:

al-kam-center-jenin1

al-kam-center-jenin-1

al-kam-center-jenin-2

al-kam-center-jenin-3

al-kam-center-jenin-4

En efecto, no se sabe a ciencia cierta los autores de tremenda barbarie, aquí todo es posible. Lo que sí que sé es que por muchas dificultades que nos encontremos, siempre las podemos utilizar como impulso para continuar con más fuerza.

2. LA AUTORIDAD PALESTINA PROTEGE A SU PUEBLO DE LOS VIOLINES

Pero hay otro ejemplo más reciente de lucha contra la música, en este caso directamente de las autoridades palestinas y, curiosamente, sucedido en la misma ciudad, Jenin. Os lo copio directamente del interesante blog Global Voices:

En honor al Día de los Buenos Hechos en Israel, una orquesta juvenil palestina actuó en Holon (Israel) para un grupo de sobrevivientes del Holocausto. Conocida como “Cuerdas de Libertad”, el grupo estaba compuesto de 13 niños, de 11 a 18 años, del campamento de refugiados de Jenin en la Orilla Oeste.

CK de Jewlicious relata

La orquesta de 13 miembros tocó una canción árabe, “Nosotros cantamos por la paz”, seguida de dos piezas musicales con violines y tambores árabes. Dulce, ¿verdad?

Pero no tan rápido. Al enterarse del acontecimiento, los funcionarios de Jenin inmediatamente disolvieron la orquesta, e inhabilitaron a su líder y organizador del evento en la ciudad. Adnan Hindi (alternativamente identificado como Adnan al-Hinda), director del Comité Popular de Servicios en Jenin, llamó a la presentación de la orquesta:

[Un] “asunto peligroso” con “elementos sospechosos… buscando impactar a la cultura nacional de la generación joven y crear dudas sobre el heroísmo y la resistencia de los residentes del campamento durante la invasión israelí en abril del 2002.”

O dicho de otra manera, que la Autoridad Palestina piensa que es peligroso tocar violines para judíos supervivientes del Holocausto (que bastante tuvieron ya), porque va en contra de los intereses de los héroes de Jenin (que también sufrieron lo suyo). Que alguien me lo explique.

3. LOS SUBVERSIVOS COROS DEL AVERNO ÁRABE

Algunos de vosotros ya sabéis que estoy dirigiendo un coro en Ramala, el Jerusalem Choir, llamado así, porque fue fundado en esa ciudad hace más de 50 años, pero tras la guerra del 67 tuvo que emigrar a Ramala.

Lo primero que me pidieron al ponerme a trabajar con ellos fue preparar el himno de Palestina, que es una pseudo-marcha militar de estilo centroeuropeo y tan mal escrita, que puede identificarse con el pueblo palestino tanto como un bolero de Los Panchos.

Este cometido tenía sentido, porque el coro iba a participar el 20 de marzo en un acto de celebración en Jerusalén como capital de la  cultura árabe en 2009. De hecho, los coralistas, en su mayoría palestinos,  tuvieron que pedir permisos especiales para poder entrar en Jerusalén ese día (algunos miembros del coro no lo pudieron conseguir). Además, aparte del himno, tambien montamos una canción árabe.

alquds2009

Pero a Israel tampoco le hace mucha gracia lo de la cultura, y menos si es árabe. Así que se dedicó a boicotear el acto (pese a que el lugar fue secreto hasta el último momento) mandando policías para detener a todo aquel que quisiera cantar una sola nota. A mí por suerte (aunque me da cierta rabia, lo reconozco) esta movida me pilló en España, así que me libré.

Bueno, tres variados ejemplos de la agitada vida cultural en Palestina… ahí queda eso. Cada uno que saque sus conclusiones y haga sus reflexiones. La mía sólo es una: por mucho que se intente, nadie va a ser jamás capaz de detener las manifestaciones culturales de un pueblo, sean las que sean. El arte crece donde menos te lo esperas… así que voy a seguir trabajando.

Por suerte, alguien estará siempre guardando a Blasco Ibáñez bajo una baldosa.



AUSENCIA
23 marzo 2009, 21:30
Filed under: personal

He estado unos días en Valencia, por lo que no he actualizado el blog durante las últimas semanas. Ya estoy de vuelta en Ramallah, y en breve habrá nuevos artículos… saludos a todos.



YU-ES-EI
5 marzo 2009, 15:01
Filed under: palestina, personal

Ayer. Salgo de casa por la mañana y me encuentro con un policía palestino apuntando al portal. Primer pensamiento: “Ya me han pillado”. Luego reflexiono y recuerdo que no he cometido ningún delito en los últimos días (estoy casi seguro). Echo un vistazo a la calle y veo que las milicias palestinas están apostadas en cada portal. Saludo a los policías y me sonríen. Me dejan salir a la calle. Paso de preguntar qué pasa, porque los policías palestinos no suelen hablar inglés y además tengo prisa. Salgo a la calle principal. Policías a ambos lados de la carretera. Todos armados y apuntando a las casas de mis vecinos. Grupos de milicianos en cada esquina. Por fin mi cerebro empieza a salir del letargo matutino y doy con la solución: hoy viene Hillary Clinton a Ramala a reunirse con Mahmud Abbas, el presidente palestino, el mismo que desapareció de Palestina cuando los suyos morían en Gaza. Y los policías están protegiendo el camino que van a recorrer en coche de un momento a otro.

Hillary, al conocer la existencia de clases de armonía en Palestina

Hillary, al conocer la existencia de clases de armonía en Palestina

Parece que Obama quiere aparentar que va a implicarse en el conflicto. Al menos, esa apariencia no es difícil, después de la carta blanca que George Bush dio a Israel durante ocho años para hacer todas las barbaridades que ha querido. Pero no me creo nada.

Las declaraciones de Hillary las podríamos resumir en 3 puntos:

1. La creación de un estado palestino. Afirma Clinton en nombre del gobierno estadounidense que desea que se produzca por fin la creación del estado palestino. Esto, a priori, suena muy bien, pero…

2. Las colonias israelíes en Cisjordania. Hillary evitó hablar de la política expansionista de Israel en Cisjordania. Y éste es realmente el punto de conflicto. Como sabéis, a lo largo y ancho de Cisjordania, hay una serie de poblaciones promocionadas y protegidas por el gobierno israelí, que son los asentamientos de colonos. Estos colonos son israelíes que en un momento dado decidieron que debían vivir en Palestina. A veces por motivos religiosos, y a veces simplemente por joder. Es muy especial el caso de Hebrón, una ciudad al sur de Cisjordania que quiero visitar próximamente y de la que espero hablaros por aquí. En fin, una invasión civil en toda regla que se ha convertido en el tema más complejo de solucionar.  Bueno, pues aquí no se moja nadie con esto. Y va a ser prácticamente imposible crear un estado palestino con puñados de israelíes extremistas esparcidos por el territorio.

3. Jerusalén. Jerusalén es una ciudad especialmente compleja. Pertenece a Israel, como ya sabéis, pero hay una zona, Jerusalén Este, en la que sólo viven palestinos. Por desgracia para ellos, Jerusalén tiene problemas de habitabilidad, es una ciudad en constante crecimiento por su potencial turístico, pero allí cada vez es más difícil construir. Por suerte, la alcaldía de Jerusalén, apoyada por el gobierno israelí tiene soluciones para todo. Si hace falta espacio, vamos expulsando a los árabes de sus casas, y demolemos sus edificios. Hace unos días hubo una gran huelga en Ramala porque el último gran zurullo salido de la cabeza del alcalde de Jerusalén era echar a 2000 árabes de sus casas junto a la Ciudad Vieja para construir un parque. Ecologista él.  En fin, Hillary, en un alarde de humanidad, ha criticado esta política. Suena bien también, pero… en sus declaraciones también estaba implícito que Jerusalén pertenece a Israel, lo cual es cierto de facto hoy en día. Pero se supone que la ONU dijo algo muy diferente en su día y hoy en día, Jerusalén debería seguir siendo una capital en disputa.

En fin, Obama ha llegado (indirectamente). Sé que el mundo se ilusionó mucho con su ascensión y que hoy en día, políticos de todos los colores están peleándose por ver quién se parece más a Obama (en España hemos encontrado algunos casos muy ridículos). Yo no me creí nada, y desde el principio todo me ha parecido una nueva muestra de la capacidad de marketing estadounidense. Además, Obama juega con ventaja, porque después de ocho años de Bush puede llegar a ilusionarte hasta un gabinete presidencial formado por un dos ardillas y un paraguas. El caso es que la impresión que me han dejado las palabras de Clinton son más de lo mismo: sonrisas y un vacío de contenidos importante. Y si hay algún experto en sonreir, hacer como que escucha y desaparecer sin hacer nada, ese es Mahmud Abbas.

Mahmud Abbas

Mahmud Abbas con cara de "estoy implicado en el conflicto"

En fin, me voy a tomar algo.

PD: mi vida aquí cada vez es más extraña, y cada vez la disfruto más.



AFEITARSE
18 febrero 2009, 11:18
Filed under: personal

Anoche me afeité. A priori no parece una actividad suficientemente destacable como para aparecer en este blog, pero para mí sí que lo ha sido. Me lo he pensado mucho antes de hacerlo.

Quien me conoce, sobre todo desde una perspectiva más visual, conoce mi animadversión a las maquinas de afeitar. En realidad no es que lleve barba, es que me afeito cada tres o cuatro meses. Y ya me tocaba. Pero hay un problema: mi pasaporte. En mi pasaporte, cuya foto no es precisamente de alta definición (debido a esa capacidad de distorsionar la realidad que tienen los fotomatones callejeros), aparezco con una generosa barba.

Y el problema es que aquí estás encadenado a tu pasaporte. Siempre que salgo de Ramallah a Jerusalén tengo que presentarlo a mis amigos los militares israelíes que lo comprueban para cerciorarse de que no soy un inmigrante ilegal… Generalmente se fijan más en el sello de entrada en Israel que en la foto, con el fin de ver que aún tienes tu permiso de estancia en regla. Pero muchos también comprueban que te pareces al que aparece en la primera página. También hay posibilidad de que te lo pidan por dentro de Cisjordania, en alguno de los check-points fijos o aleatorios que el ejercito de Israel coloca por toda Palestina con el fin de… ¿controlar? ¿fastidiar? No sé. Pero esto no es tan habitual. Generalmente no suelen ser tan estrictos en los check-points internos.

La verdad es que nunca había sido consciente de la importancia del pasaporte. Recuerdo que cuando he estado otras temporadas fuera de la Unión Europea (principalmente en Bolivia), jamás tenía ni idea de dónde estaba mi pasaporte. Aquí más te vale no separarte del mismo, porque te puedes buscar un problema. Y eso, conociendo mi innata capacidad de separación de los objetos necesarios (mi despiste es conocido allende los mares), no es precisamente tranquilizador en mi caso.

El caso es que ayer estuve en Jerusalén y nada más volver a casa me lancé a la poda, aprovechando que no debo volver hasta el próximo martes. Espero que para entonces  ya esté reconocible en comparación a la foto del pasaporte.



EDUCACIÓN Y CREATIVIDAD
13 febrero 2009, 00:58
Filed under: educación, personal

Es difícil explicar por qué estoy aquí. Supongo que de alguna manera intento demostrarme a mí mismo y a los demás lo importante que es para una persona tener una educación musical digna. Y que dicha importancia crece en ámbitos políticos, económicos o sociales desfavorables.

Este momento de autorreflexión viene al caso, porque el otro día, curioseando por la Red, me encontré con el vídeo de una conferencia de Sir Ken Robinson en la que habla sobre creatividad y educación. Son veinte minutos sin desperdicio, y que a mí de alguna manera me sirve para explicaros qué hago aquí, al menos en parte. Encima el tipo es un cachondo, así que se os pasará volando. Está en inglés, pero subtitulado, tranquilos.

Comentadme qué os ha parecido.



HACIENDO AMIGOS…
13 febrero 2009, 00:15
Filed under: personal

Ayer estuve en una fiesta que organizaban unos amigos de unos amigos (recientes). El caso es que me apunté… y evidentemente no conocía a nadie. Pero aquí la hospitalidad está a la orden del día, y al poco rato ya andaba conversando con distintas personas. La fiesta en cuestión era de hidrogeólogos, que a priori no es el tipo de compañía que elegirías para una celebración, pero en fin… era mi primera fiesta en Ramallah, tampoco me iba a poner puntilloso.

Hubo un momento que me puse a hablar con un palestino de unos 40-50 años, elegante… todo un señor. El caso es que la conversación poco a poco se fue moviendo hacia la educación pública… y de ahí hacia la educación musical en la enseñanza pública (reconozco que tuve que ver bastante en la elección de temas). Y como ese es un tema que me toca de cerca, me emocioné hablando y la discusión empezo a subir de tono. Imaginaos, el hombre diciéndome que no hay recursos para la educación pública, y yo explicándole la necesidad de que los haya. Sin embargo, el hombre sacó sus recursos más derechistas, hablando de que había que confiar más en la escuela privada, y yo calentándome cada vez más. Todo esto, además, en un muy churrigueresco inglés por parte de ambos. El caso es que poco a poco me le fui llevando a mi terreno y acabó dándome la razón en muchas cosas después de algunos momentos de tensión. Tras el debate yo pensaba que era un poco extraño que un hidrogeólogo se implicara tanto en temas político-educativos. Y así se lo hice saber a una amiga palestina. Y su respuesta fue: “Es que ese hombre no es exactamente hidrogeólogo. Es el Ministro de Agua e Irrigación (me lo dijo con mayúsculas, incluso)”.

En fin, Ramallah es muy pequeña… y mi boca muy grande… y el vino libanés, impresionante.



ZARA, ÁRABES, VIEJOS Y CHECKPOINTS
3 febrero 2009, 23:38
Filed under: israel, palestina, personal

Tienda de Zara en Jerusalén

Tienda de Zara en Jerusalén

Dos historias sobre un mismo asunto:

Ayer estuve hablando con una alumna del conservatorio de Belén (cuyo nombre no recuerdo). Me estuvo contando absolutamente emocionada que el sábado estuvo en Zara de compras. Y lo cierto, es que tenía razones de sobra para estar entusiasmada…

Actualmente existen dos tipos de palestinos de cara al gobierno israelí: los palestinos en general y los palestinos de Jerusalén. Estos últimos son unos privilegiados. Debido a su condición de jerosolimitanos (pedazo de gentilicio que se gasta Jerusalén) tienen un permiso especial del gobierno israelí que les permite pisar suelo de Israel sin problemas. Es importante para Israel, pues estas personas, en su condición de trabajadores “pseudo-israelíes” también ayudan a sostener la economía hebrea.

Para el resto de palestinos está prohibido poner el pie en Israel. Y hoy en día, Jerusalén es Israel. Y Zara está en Jerusalén.

Esta chica, con 21 años recién cumplidos, pertenece al grupo de palestinos que no puede entrar en Israel. Me narró como entro en la ciudad desde Belén a través de un checkpoint conocido por tener menos vigilancia, a una hora en la que el tráfico de gente es bastante grande. Me contó cómo tuvo la suerte de que los militares pidieran la documentación al coche anterior al suyo y luego a ella le dejaran pasar directamente. Y así logró entrar en Jerusalén y mitigar sus impulsos consumistas, después de más de dos años sin haberlo conseguido. Su aspecto de europea supongo que ayudó. Muchos residentes palestinos en Belén o Ramallah llevan mucho tiempo sin pisar Jerusalén en los últimos años, pese a ser una gran ciudad que tienen a menos de veinte kilómetros, y pese a que la Resolución 242 realizada por la ONU en 1967 ordena la retirada israelí de Gaza, Cisjordania y Jerusalén Este.

Esto me lleva a la segunda anécdota, me ha ocurrido hoy, cuando iba en bus a Jerusalén. Al igual que cada martes, he cogido el autobús número 18, que me lleva directamente al Conservatorio. Para salir de Ramallah hacia Jerusalén se debe atravesar el checkpoint de Qalandia, un campo de refugiados situado entre Ramallah y Jerusalén que prácticamente está anexo a ambas ciudades. Generalmente, al llegar al checkpoint, suben un par de militares armados al bus para ir comprobando los permisos y/o pasaportes. Hoy sin embargo, había una buena cola de coches y nos han hecho bajar, para pasar a pie y coger un nuevo bus al otro lado del checkpoint. Mientras andábamos al punto de revisión de documentación, me he puesto a hablar con un señor mayor que iba con un niño. Ambos eran árabes con pasaporte estadounidense. Pero en Israel siempre hay un pero. El delito de esta pareja era no tener el sello de visado, ya que habían entrado a Palestina por Jordania y a los militares fronterizos israelíes no les había dado la gana sellar su pasaporte. Su otro delito era aún peor: ser, parecer y hablar en árabe. Habría que ver si el militar hubiera actuado igual en el caso de encontrarse con un alto, rubio y ario norteamericano. Así que, despues de una larga y agria discusión, no han podido pasar hacia Jerusalén.

Luego, claro, me ha tocado a mí, pues venía hablando con estos dos peligrosos viandantes. Como llevaba los papeles en regla, no han tenido más narices que dejarme pasar, pero por lo visto llevaba demasiado equipaje (mi mochila y mi riñonera), así que he sido sometido a un registro. Ha revisado intensamente todos mis apuntes y mis libros de armonía un militar con una cara estilo “malo de los que mueren en los primeros quince minutos en las películas de Steven Seagal”. Se ha centrado especialmente en el libro de 1º de Armonía de Blanes (igual lo ha considerado especialmente amenazante). Yo creo que si hubiera sabido leer castellano, tras el registro hubiera podido aprobar un examen acerca de las resoluciones de los acordes de quinta disminuida sobre la sensible.

En fin, dos historias muy distintas que pueden dar algunas pistas sobre la vida en Palestina.